por TJ Gestión

Llevas tiempo planteándotelo, tienes esa idea rondando por la cabeza desde hace meses, pero hay algo que te ha impedido dar el salto: la falta de financiación, la inseguridad, etc. Sin embargo, por fin ha llegado el momento. Es ahora o nunca, 2017 es tu año. Aunque no te vamos a engañar, ésta no es una decisión fácil.

No sólo es difícil saber si la idea que tenemos en mente es realmente buena o rentable, sino que aún es más difícil saber si estamos preparados para enfrentar el desafío que el negocio propio significa. Emprender un negocio es un desafío que requiere compromiso, responsabilidad, paciencia y planificación, así que antes de lanzarte a la aventura que supone ser tu propio jefe te invitamos a reflexionar sobre estas ocho cuestiones clave.

1. ¿Por qué quiero emprender?
Para poder acometer con garantía de éxito cualquier proyecto emprendedor es necesario desarrollar una actitud y una aptitud adecuadas. Puede ser que tengas una idea innovadora, que estés estancado y necesites desarrollarte profesionalmente, que quieras poner en valor tus conocimientos y experiencia, o quizás desees ser al fin el único responsable de tu destino. Todas las razones son válidas, lo importante es que cuentes con la tuya y te la creas de verdad.

2. ¿Cómo pongo en práctica mi idea?
Es imprescindible conocer bien el terreno que vas a pisar. Debes poder describir con exactitud el producto o servicio que quieres ofrecer, analizar para qué y para quién está pensado y por qué va a ser deseado por los clientes. Crea un buen plan de empresa y fija todos los conceptos para no dejar nada al azar.

3. ¿Cómo estructuro la empresa?
No te compliques. Resulta muy recomendable comenzar con una estructura sencilla, desarrollar un modelo de negocio objetivo, realizable y práctico. Ya habrá tiempo de ir creciendo poco a poco. Asesórate sobre qué forma jurídica te interesa más según los objetivos de la empresa.

4. ¿Qué puede frenarme? ¿Qué oportunidades tengo?
Piensa en todos los puntos débiles que pueda tener tu negocio y evalúa los puntos fuertes y oportunidades para detectar la estrategia más adecuada para ponerlo en marcha. Este análisis nos permitirá situarnos frente al mercado objetivo; y si finalmente las fortalezas y oportunidades de tu idea superan a los inconvenientes, ¡adelante!

5. ¿A quién vendo mi producto o servicio?
Una herramienta indispensable es el análisis de mercado para saber si el público objetivo estará dispuesto a pagar por lo que le vas a ofrecer. Debes analizar cómo es el sector donde te vas a mover, qué necesidades tienen los clientes potenciales, cómo va a evolucionar el mercado en los próximos años, etc.

6. ¿Cómo me diferencio de la competencia?
Antes de emprender, uno debe conocer qué empresas se dedican a lo mismo, qué hacen, qué tipo de clientes tienen, cómo lo hacen, cuáles son sus estrategias. Estudiando la oferta de un sector se pueden detectar nichos sin cubrir. Es importante que busques aquello en lo que eres diferente respecto a la competencia, aquel valor añadido que hará que tus clientes prefieran tu producto/servicio al de tus competidores. Copiar una idea de negocio exitosa nunca es positivo, ser creativo, aportar nuevos valores, innovar en tu modelo de negocio son claves para detectar y poner en práctica tus ventajas competitivas.

7. ¿Cuánto dinero necesito?
Debes tener claro qué recursos necesitas para montar tu negocio y determinar si los tienes o si es factible conseguirlos. No vale de nada tener una idea fantástica si no es viable económicamente.

8. ¿Será rentable?
Plasmar todo lo anterior en un plan económico es necesario para comprobar la rentabilidad de la empresa. Cuanto más exhaustivo y realista seas a la hora de hacer este análisis mejor. Todo negocio duradero está basado en una sola premisa, ser rentable. Engañarte a la hora de hacer las previsiones económicas es un grave error.

Estos ocho puntos no son más que unas breves consideraciones a tener en cuenta antes de decidir poner en práctica tu idea de negocio. No está todo dicho, y por supuesto el camino no será siempre fácil, tienes que estar preparado para salir de tu zona de confort y hacer frente a las adversidades.

También ten en cuenta que cada éxito que vayas consiguiendo será de lo más gratificante que hayas vivido. Sigue tu pasión y no la dejes pasar de largo. Es el momento de los emprendedores como tú.



Dejar un Comentario